Las mujeres realizan tres veces más cuidados y trabajos domésticos que los hombres.

Distintos informes internacionales exponen la brecha salarial entre hombres y mujeres en Ecuador. Esos documentos sirvieron como fundamento para la construcción del proyecto denominado ‘Ley Orgánica para la Igualdad Salarial entre Hombres y Mujeres’, que ya fue aprobado por la Asamblea Nacional, y que espera la sanción por parte del presidente de la República, Daniel Noboa.

El Foro Económico Mundial, en su informe de 2023 sobre brecha de género, señala que Ecuador está en el puesto 50 de 146 naciones. Comparado con el año pasado, ha caído nueve puestos.

En América Latina, en cambio, el país está en el décimo lugar de 21 estados.

Por otra parte, la Organización Internacional del Trabajo determina que las mujeres reciben un 16,2 % menos remuneración que un hombre, pese a ejecutar un mismo trabajo.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) también han divulgado informes sobre la disparidad de los salarios entre hombres y mujeres.

Ahora, los documentos no solo indican cifras, también se refieren a las causas de la desigualdad. Se expone, por ejemplo, que las mujeres realizan tres veces más cuidados y trabajos domésticos que los hombres, y que esas actividades no solamente son subestimadas sino que no son debidamente reconocidas.

Asimismo, la ONU apunta que las mujeres tienen la «desventaja de la maternidad», pues deben optar por horarios reducidos y trabajos mejor adaptados a la vida familiar. Por estas causas reciben salarios más bajos que los hombres.

La investigación de este fenómeno le valió a la economista estadounidense Claudia Goldin el Premio Nobel de Economía 2023. Sus estudios negaron que el origen de la brecha salarial entre hombres y mujeres fuese únicamente la discriminación.

Ella indicó que hay una dinámica laboral en la que, entre otras cosas, se sobrevalora a los empleados que más tiempo están en sus puestos de trabajo y, en ese caso, las mujeres, aun siendo más eficientes, tienen una desventaja porque requieren tiempo para dedicarse a otras actividades no remuneradas como las tareas del hogar o la maternidad.

Ecuador es desde 1975 signatario del Convenio sobre la Igualdad Salarial que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estableció en 1951. Ese acuerdo establece como principio que hombres y mujeres que realizan un trabajo igual o de igual valor reciban el mismo salario.

Fuente: Ecuavisa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí