Ocurrió la madrugada de ayer, martes 19 de julio, en la calle Sucre y avenida Elíseo Álvarez Carrión.

Madrugó, como todos los días, para ir a su trabajo, sin imaginar que entre la oscuridad de la madrugada del martes 19 de julio de 2022, la muerte rondaba por la calle Sucre y prolongación de la avenida Eliseo Álvarez Carrión, de la ciudad de Catamayo, capital del cantón de similar nombre, y se lo iba a llevar inesperadamente.

Cuando Ángel Q. G., de 44 años, conocido en Catamayo como ‘La Quica’, permanecía en el asiento del copiloto, de un vehículo plomo, marca Hyundai, de placa de la provincia de Pichincha (P), tal vez, esperando al conductor, fue acribillado a balazos, murió de contado y sus asesinos huyeron en una motocicleta.

‘Deceso violento’

El sonido de los disparos retumbó por donde queda el parque Nueva Esperanza, al norte de Catamayo, en el cual algunos de los moradores y los familiares de Ángel Q. G. salieron de sus casas, a eso de las 04:30, para verificar lo que pasaba y es ahí que advierten que su vecino y su pariente fue asesinado.

Fernando Vaca Moncayo, con grado de coronel, comandante de la zona 7 de la Policía de El Oro, Loja y Zamora Chinchipe (e), arribó al lugar e indicó que el deceso de Ángel Q. G. es violento, al estilo sicariato y el acto criminal tendría relación, presuntamente, con la venta de sustancias psicotrópicas.

Serían 6 tiros

Al lugar llegó la Policía y conoció que al sector arribaron dos sujetos, en una motocicleta y se estacionaron a media cuadra de distancia de ese carro. Uno de los motociclistas avanzó hasta el vehículo y disparó contra Ángel Q. G. Los policías observaron en el cuerpo de él varias heridas hechas con un arma de fuego (pistola).

«El ciudadano registra 4 antecedentes penales por actividades ilícitas relacionadas al microtráfico. Se registraron 7 indicios balísticos, en el lugar, 6 vainas (latones de cartuchos) y una bala, que serán sometidos a los análisis correspondientes», indica Vaca Moncayo, quien dice que se ha perfilado a los asesinos.

Nueve días atrás hubo otro trágico deceso

El domingo 10 de julio de 2022, a eso de las 11:00, en los exteriores de una cevichería, de Catamayo, Jhoel L. P., de 39 años, fue acribillado y murió bajo la modalidad de sicariato. El fallecido, el miércoles 6 del mes y año en vigencia, habría dejado el centro carcelario al recobrar su libertad, en donde cumplió una condena por el delito de tráfico ilícito de sustancias catalogadas y sujetas a fiscalización.

Fuente: Hora32

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí