«Escuché mucho ruido que venía del establo. Temí que un animal salvaje haya irrumpido en el lugar y estuviera atacando a mis caballos», dijo el dueño de un rancho en Denver, Estados Unidos, pero no se imaginó la escena que encontraría al llegar al sitio y encender las luces.  
 
Un hombre de 36 años, al que reconoció porque se estaba alojando en el lugar durante sus vacaciones, estaba atacando sexualmente a una yegua, un hecho al que el dueño del rancho reaccionó con espanto. «Fue enfermizo, enfermizo y depravado», expresó.
 
Al descubrirlo, el hombre reprendió al agresor quien se asustó. En shock, le pidió que se retirara del lugar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí