Tres políticos conservan el récord de haber superado en una segunda vuelta electoral al rival que les ganó en la primera, y haber captado la Presidencia de la República, desde que el país regresó a la democracia en 1978.

Uno de ellos, Rafael Correa, dejará el poder el próximo 24 de mayo cuando posesione al vencedor de la segunda vuelta que se realizará el 2 de abril.

Entonces se conocerá si al registro histórico de Ecuador hay que sumarle un cuarto caso, o si se mantiene la tendencia mayoritaria de las últimas diez elecciones generales en el país.

Esta es, que el candidato ‘ganador’ de la primera vuelta es también el de la segunda.

Los tres que remontaron fueron: el socialcristiano León Febres-Cordero, en los comicios de 1984; el roldosista Abdalá Bucaram Ortiz, en 1996; y el líder del movimiento Alianza PAIS, Rafael Correa, en 2006.

Febres-Cordero ‘perdió’ en la primera contienda con una diferencia de 1,5% de votos; Bucaram, con una de 0,89%; y Correa, con una de 3,99%.

Luego en la segunda, cada uno venció a su contrincante con un margen del 3%, 8,94% y 13,34%, respectivamente.

Excolaboradores de estos políticos y un analista consultado por este Diario explican las razones para tales victorias.

Los secretos del triunfo

Blasco Peñaherrera Padilla, vicepresidente en el gobierno de Febres-Cordero, comenta que se reforzaron los recorridos “puerta a puerta” en la segunda campaña, como parte de un cambio de estrategia.

Concluye que el “contacto directo” con los ciudadanos, que en la primera etapa “casi no” se efectuó, resultó “muy eficaz”.

Alfredo Adum, director de campaña de Bucaram en 1996, afirma que no se cambió la estrategia en cuanto a las actividades del presidenciable, sino que “se reforzó el mensaje en lo que respecta a lo principal del plan de gobierno, que era la oferta de vivienda”.

Ella se resumió en el lema “Un solo toque”.

El sociólogo Patricio Carpio opina que el “discurso” de Bucaram y Febres-Cordero “cuajó en los sectores populares”, y les permitió mejorar la votación.

Recuerda que el eslogan del socialcristiano fue “Pan, techo y empleo”.

Por otra parte, Carpio sostiene que los elementos que incidieron en la victoria de Correa, en el 2006, fueron “la polarización de las fuerzas políticas”, y que “el grueso de la ciudadanía” buscaba un “cambio radical”.

Y anota: “El país estaba enredado en una de las más grandes crisis de su historia”.

Antes del 2006, y durante aproximadamente una década, hubo inestabilidad en los gobiernos de turno. Tres mandatarios electos en las urnas: Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez no terminaron su periodo al ser derrocados por distintos factores.

En cambio, Correa lleva diez años en Carondelet, con dos elecciones ganadas en primera vuelta: 2009 y 2013. Una segunda no fue necesaria porque, en los dos procesos, él logró mayoría absoluta de votos válidos, tal como dispone la Constitución.

Próxima segunda vuelta

El actual aspirante del oficialismo, Lenín Moreno, no logró esa ‘excepción’, ni la otra contemplada en el artículo 143 de la Carta Magna: “al menos” el 40% de votos válidos “y una diferencia mayor de 10% sobre la votación lograda por el binomio ubicado en el segundo lugar”.

En las elecciones del pasado 19 de febrero, Moreno alcanzó el 39,36% de los votos válidos, y el postulante opositor Guillermo Lasso, el 28,09%.

Correa destacó que fue una ‘victoria’ por el margen que existe entre los finalistas.

En su sabatina del pasado 25 de febrero, declaró: “En todas las elecciones desde que volvimos a esta última etapa democrática con (Jaime) Roldós, en todas las que ha habido dos vueltas, esta es la mayor victoria, con el mayor porcentaje y diferencia entre el primero y el segundo puesto”. (I)

Fuente: El Universo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí