El delantero de Independiente del Valle, José Angulo, sufrió un esguince de tobillo en la final de ida ante Atlético Nacional lo cual generó preocupación en el cuerpo técnico e hinchas porque el jugador lloró al salir lesionado.
 
No obstante, el propio Angulo aclaró que las lágrimas fueron porque no había sufrido un tipo de lesión similar. “Me asusté mucho, no podía pararme. Lloré de rabia y de dolor”.
 
El ‘Tin’ espera recuperarse y llegar al partido del miércoles en Medellín. La llave está abierta para cualquiera de los dos equipos tras el empate 1-1 en la final de ida.

 

Fuente: Ecuavisa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here