Organizaron una protesta pacífica en los bajos del edificio de la Judicatura y de la Gobernación.
 
‘Queremos trabajar’ fue el grito insistente de un grupo de 50 personas que se concentraron la mañana de ayer en el exterior del edificio de Consejo de la Judicatura de Loja, con el objetivo de sensibilizar a los administradores de justicia y la comunidad respecto a los impedimentos que existen en el cantón para recolectar y vender material de reciclaje.
 
Desde allí comenzaron a contar las peripecias que pasan para llevar unos cuantos dólares al día a sus hogares, con un trabajo sacrificado sobre el cual el Municipio de Loja ha tomado acciones, dicen, en su perjuicio.
 
“Venimos pidiendo humildemente que nos dejen trabajar porque esto es nuestro pan del día”, comentó Luz Medina, una recicladora que desde 1987 se ha dedicado a esta tarea con la que mantiene a su familia integrada por nueve personas. Ella asegura que no se hace daño a nadie con esta actividad, pero ahora les mezquinan los residuos, los inspectores los corretean y les envían a la policía municipal.  
 
Sin condiciones
Los recicladores como Luz, reconocen que ellos recorren la ciudad y escarban en los contenedores, así como que van acumulando el material que encuentran en sitios abiertos hasta contar con una buena cantidad, lo cual ha sido un problema para el Municipio en su afán de mantener el orden y la higiene en la ciudad, más aún cuando se ha detectado que existen niños que ayudan a los adultos en estas tareas.
 
Las medidas que se han implementado desde el ayuntamiento incluyen controles, reubicación de contenedores, la construcción de cerramientos, pero no han bastado, por lo que se procedió a realizar decomisos de material, restringir el ingreso al relleno sanitario de personas que no cumplen con los requisitos, así como cerrar Reipap, la empresa que adquiría el material de reciclaje.
 
Esta acción, según información municipal, se cumplió el pasado jueves por no contar con el permiso de funcionamiento anual de 2016, con la presencia del director de justicia y policía, José Paúl Luzuriaga, el comisario de higiene, Stalin Castillo y efectivos de la policía municipal y nacional, con el argumento complementario de que el reciclaje es competencia del Municipio de Loja.
 
Por esa razón Víctor Pintado, quien ha estado frente de Reipap, indica que al tiempo de presentar una acción de protección por la medida del Municipio que les impide trabajar, han decidido defenderse y dar a conocer su problemática a través de manifestaciones en distintas ciudades del país para denunciar lo que está ocurriendo en Loja.
 
Esta protesta viene acompañada de la propuesta para que se permita realizar un reciclaje en la fuente, es decir recogiendo materia prima directamente de los comercios, los domicilios, la industria, en mejores condiciones, que hacerlo en el relleno sanitario o los contenedores en donde existe riesgo de contaminación. (CAB)
 
Tome nota
La ganancia diaria de los recicladores es de 3,50 dólares, sin embargo cuando son sorprendidos dicen que se les ha llegado a imponer multas de 20 dólares.
 
Posición del Municipio
A pesar de solicitar una entrevista sobre la situación de los recicladores a través del departamento de Comunicación del Municipio de Loja, no se la pudo concretar. En intervenciones recientes el alcalde José Bolívar Castillo ha sido categórico sobre el problema que esta actividad genera en la ciudad y la necesidad de garantizar condiciones de higiene y salubridad. 
 

Fuente: La Hora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here