La prostitución infantil es una de las consecuencias negativas del Mundial en Brasil y que ha dado más argumentos a quienes protestan en contra de la millonaria inversión que se destinó a este campeonato, un problema que las autoridades intentan enfrentar.
 
En Brasil la prostitución es legal a partir de los 18 años, sin embargo en  el 2012 la Corte Suprema de Justicia brasileña resolvió que tener relaciones sexuales desde los 14 años no es necesariamente una violación.
 
Amnistía Internacional calificó a esa decisión como una luz verde para los violadores y los proxenetas que obligan a los niños a prostituirse. 
 
Según la Unicef, en ese país ya hay cerca de 250.000 menores que venden su cuerpo, pero se prevé que con el Mundial, esa cifra aumente drásticamente.
 
Las bandas criminales se han organizado en torno a los 12 estadios donde se jugarán los partidos y por ende, habrá miles de aficionados. Aprovecharán las seis semanas del campeonato para explotar a niñas que viven en extrema pobreza. Pra prostituirlas las drogan o simplemente las compran a sus familiares.   
 
La tarifa más alta que reciben por una relación sexual es 60 dólares, pero solo la mitad es para ellas, además les descuentan el costo de la ropa, drogas, alcohol y cosméticos.
 
Ciudades de alta concentración de extranjeros como Río de Janeiro se convierten en las principales vitrinas para ofrecerse. Por esto se considera a Brasil como el lugar con el mayor comercio sexual infantil de todo el mundo.
 
Aunque el Gobierno destinó 3.3 millones de dolares para impulsar programas de prevención, los activistas que protestan en contra del Mundial consideran que ese dinero es insuficiente, si se tiene en cuenta la cantidad de turistas que llegaron al país de la samba.
Fuente: http://www.ecuavisa.com/articulo/mundial-brasil-2014/noticias/67859-prostitucion-infantil-otro-problema-que-opaca-mundial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here