Las reformas al Cootad en esta materia condicionan que sea bajo autorización del ente rector.
 
La Asamblea Nacional aprobó un proyecto de reformas al Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización, orientadas a especificar la competencia de los gobiernos municipales en cuanto a la inversión en infraestructura educativa y de salud, a fin de que se realice exclusivamente bajo autorización del ente rector, es decir el Ministerio de Educación o el Ministerio de Salud.
 
La reforma no representa un cambio radical, pues obedece a la necesidad de adaptar el contenido de esta norma a las enmiendas constitucionales de 2015, en las que se aprobó que las competencias en educación y salud, incluyendo la construcción y mantenimiento de la infraestructura, sean exclusivas del Gobierno Central, cuando previamente eran compartidas con los gobiernos municipales, “con sujeción emitida por la autoridad nacional”, según especificaba el artículo 138 del Cootad antes de la reforma.
 
Con estos cambios los municipios no pierden la competencia de construir este tipo de infraestructura, sin embargo cada obra debe estar autorizada. “No queremos que se construyan aulas sin las partidas presupuestarias de los docentes, sin los debidos parámetros técnicos. De igual manera, evita que se construya infraestructura física o entregue equipamiento para salud, sin la debida coordinación”, señaló Richard Calderón, presidente de la Comisión de Gobiernos Autónomos, en una nota informativa publicada en la página de la Asamblea Nacional.
 
No alcanza el presupuesto
Sin embargo, en nuestra provincia estos cambios no han tenido mayor repercusión, debido principalmente a los recortes de presupuestos que han limitado la capacidad de inversión de los municipios, los cuales han orientado los recursos a áreas que son de competencia exclusiva.
 
El alcalde de Macará, Roberto Viñán, considera que lo que se pretende desde el Gobierno Central es que los municipios intervengan en este tipo de obras y equipamientos bajo esta condición, lo cual se podría efectuar para atender requerimientos puntuales, pero destaca que con menos recursos y necesidades más apremiantes, obliga a enfocarse en temas como dotación de agua potable, saneamiento ambiental y regeneración urbana.
 
Por ejemplo, en este cantón en el que se han reducido 240 mil dólares del presupuesto, han sido mínimos los requerimientos de la población en infraestructura escolar, en comparación con otros pedidos que debido al recorte obligó a prescindir de la contratación de técnicos y suspender proyectos de menor dimensión como ampliación de redes de agua potable. (CAB)
 
Tome nota
La reforma considera que los recursos que los municipios destinen a salud y educación, sean considerados como gastos de inversión, siempre que cumplan el requisito de la autorización previa por parte del ente rector.
 

Fuente: La Hora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here