Aunque insiste en que no quiere ser arrastrado a una operación terrestre en Gaza, todo indica que Israel está haciendo todos los preparativos necesarios para hacer exactamente eso.

Todo depende de lo que ocurra ahora. Tal vez la señal enviada por la movilización de sus reservistas hará pensar de nuevo a los comandantes militares de Hamas, animándolos a limitar el lanzamiento de cohetes hacia Israel.

Tal vez los esfuerzos diplomáticos tras bambalinas de los egipcios y otros rindan algún fruto de última hora.

Una movilización de reservistas no implica que una guerra terrestre sea inevitable. Durante la última escalada en Gaza en 2012, cuando ejecutó la Operación Pilar Defensivo, Israel reunió sus fuerzas en la frontera con la Franja de Gaza, pero tras ocho días de ataques aéreos israelíes y lanzamientos de cohetes palestinos, se llegó a una tregua sin que mediara una gran incursión israelí.

Es difícil ver cuál puede ser el beneficio para el lado palestino de llevar la situación al borde del precipicio.

Más allá de una muy anunciada oportunidad para mostrar resistencia a las fuerzas armadas israelíes, los palestinos casi inevitablemente terminarán peor y, en particular, sufrirán los civiles palestinos.

Fuente: http://www.ecuavisa.com/articulo/bbc/internacional/70847-riesgos-invasion-terrestre-israel-gaza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here