Desde Rusia, China, Bélgica, Estados Unidos y Chile llegarán las vacunas contra el COVID-19 que Ecuador necesita para lograr el objetivo planteado por el nuevo gobierno de Guillermo Lasso: inmunizar a 9 millones de personas en los primeros 100 días de su administración.

Esa gestión empezó antes de su posesión. El pasado 12 de mayo, Lasso anunció la firma de un acuerdo de provisión de vacunas Sputnik V con Rusia, para fortalecer el plan de vacunación del saliente mandatario, Lenín Moreno.

La efectividad del plan trazado por el nuevo presidente dependerá, según el epidemiólogo Diego Vásquez, de una inmunización masiva.

Vacunar a unas 50.000 personas al día, como se calculaba en la presidencia de Moreno, no era una vacunación efectiva, considera Vásquez. “Si en junio el nuevo Gobierno tiene de un millón a tres millones de dosis, ahí podemos vacunar en masa. Vacunación efectiva es cuando vacunamos de 120.000 a 200.000 personas al día”, sostiene el docente de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG) sobre los retos que tendrá que sortear el gobierno de Guillermo Lasso para cumplir la promesa de vacunación de 9 millones de personas en 100 días.

Así lo entiende Lasso, quien se plantea vacunar sin descanso para empujar la reactivación económica que necesita el país, golpeado por los efectos de la pandemia.

El presidente Guillermo Lasso dice que el plan de vacunación masiva es el primer objetivo de su gobierno. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: El Universo

Para lograrlo, el presidente asegura que no cabe poner por delante temas políticos o ideológicos. Por eso ha conversado con los embajadores de Rusia, China y Estados Unidos. También ha hablado con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, sobre la posibilidad de un préstamo de vacunas.

La vacunación masiva “será el más grande despliegue logístico de nuestra historia para cumplir con el más sagrado deber de un gobierno: salvar la vida de sus ciudadanos”, dijo Lasso durante la ceremonia de posesión en la Asamblea Nacional, el 24 de mayo.

“Necesitamos vacunas y para ello hablaré con todos los gobiernos que sean necesarios, sin ideologías… Más allá de las inclinaciones políticas, necesitamos adquirir más vacunas, todas las que sean posibles, ese es nuestro principal objetivo ahora”, pronunció Lasso, ya posesionado.

Ese mismo día, el nuevo presidente de Ecuador y otros seis mandatarios de Latinoamérica y el Caribe, mediante un comunicado conjunto, hacían un llamado vehemente a la comunidad internacional para tener un acceso equitativo e inmediato a los inmunizantes.

De los 1.300 millones de dosis de las vacunas contra el COVID-19 que han sido administradas globalmente, más de la mitad fueron utilizadas en cinco países que concentran el 50% del PIB global; incluso algunos países han administrado más dosis que el conjunto de África y América del Sur, señala el pronunciamiento de los mandatarios.

PUBLICIDADhttps://b64eb624fe846f6241f408ccee6154af.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Al contrario, los países de renta baja solo han recibido el 0,3% de las dosis mundiales.

¿Cuántas dosis contra el COVID espera Ecuador?

El vicepresidente Alfredo Borrero, quien estará a cargo del plan de vacunación junto con la nueva ministra de Salud, Ximena Garzón, dijo que la semana pasada se solicitaron 10 millones de dosis de la vacuna rusa: “Esperemos que hasta mediados de junio nosotros tengamos vacunas Sputnik en el Ecuador con las dosis solicitadas”.

Borrero, entre las funciones encomendadas por Lasso en el Decreto Ejecutivo 7, estará a cargo de la “coordinación de las políticas públicas necesarias para el fortalecimiento del Sistema Nacional de Salud en conjunto con el Ministerio de Salud Pública y la Secretaría Nacional de Planificación”.

El 23 de mayo, un día antes del cambio de mando, Moreno aseguró que su gobierno deja más de 20 millones de dosis compradas y que con eso Lasso podría cumplir con su promesa.

Siete millones de esas dosis corresponden a la iniciativa Covax, un fondo de acceso global que mediante la Organización Mundial de la Salud (OMS) pretende lograr la provisión equitativa de vacunas.

Pero aquello no ha tenido nada de equitativo ni oportuno hasta ahora, de acuerdo con la carta firmada este 24 de mayo por Lasso y otros mandatarios de la región, que lamentan que el mecanismo Covax, impulsado por la OMS, “solo ha obtenido un tercio de la suma necesaria de vacunas para lograr dar la cobertura acordada” y afirman que “sigue pendiente la tarea de aumentar la capacidad de fabricación en todas las regiones del mundo, incluida América Latina y el Caribe”.

Un médico examina a un hombre durante una jornada de vacunación contra la covid-19 para personas con discapacidad y adultos mayores en el Centro de Exposiciones en Quito (Ecuador). EFE/José Jácome/Archivo Foto: EFE

Para muestra del atraso de Covax frente a la entrega de otros laboratorios, solo basta citar la información del propio Ministerio de Salud Pública. El 17 de marzo pasado, cuando Pfizer estaba entregando su sexto lote en el país, recién llegaba el primer cargamento de la iniciativa de la OMS: 84.000 dosis de AstraZeneca.

El 22 de mayo, dos días antes de que Lasso asumiera el poder, Ecuador recibió 204.000 dosis de AstraZeneca, pero como parte de una compra directa a la farmacéutica por medio del Ministerio de Salud, que entre hoy y mañana tiene previsto recibir 200.000 dosis de China, como expresión de felicitación a Lasso por su victoria electoral.

También en sus últimos días de gestión, el secretario general de la Presidencia, Jorge Wated, le dijo a EL UNIVERSO que quedan “acuerdos firmados de confidencialidad para iniciar negociaciones con un par de laboratorios más” para vacunas monodosis, es decir, de una sola aplicación y no dos como las que actualmente se colocan en el país.

El funcionario se refería a los fármacos Ad5 y Ad26.COV2.S del laboratorio chino CanSino; y de Janssen, filial de la norteamericana Johnson & Johnson, ubicada en Bélgica. Estas dos vacunas constan en un listado de fármacos contra el SARS-CoV-2 que monitorea la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Qué eficacia tienen las dos vacunas de monodosis que negocia Ecuador

Para cumplir con lo ofrecido, el Gobierno de Lasso pretende vacunar a 90.000 personas cada día en Ecuador, 43 por jornada en cada uno de los 2.100 centros de salud que hay en el país, lo que equivale a inocular a un ecuatoriano cada 12 minutos.

A su plan se sumará el apoyo logístico que ha ofrecido darle el Consejo Nacional Electoral (CNE) para que la gente vuelva a los recintos de votación, pero ahora con el propósito de recibir una vacuna.

“Mientras más rápido se concrete este proceso, mayor impulso tendrá la economía para regenerar su dinámica. Sin embargo, esto se debe acompañar de un plan de reactivación productiva y económica”, dice Xavier Rosero, docente universitario y especialista en comercio exterior. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here