Suspendieron sus labores por tres horas. El acto de protesta se dio como parte del Día de la Mujer.
 
La venta de flores por el Día Internacional de la Mujer en las inmediaciones de la plaza de San Sebastián contrastó con lo que ocurría dentro, donde un grupo de personas vestidas de negro, escribían en carteles el nombre de mujeres asesinadas y asumían una actitud de protesta.
 
Esto ocurrió desde las 10:00, hora en la que comenzarían un paro de actividades simbólico que se extendió por tres horas, al igual que en otros 45 países del planeta en los que se evidenció que las mujeres no solo esperan rosas en esta fecha, sino que aún luchan por igualdad, respeto y justicia, esto último evidenciando la violencia machista.
 
Carolina Vergara, perteneciente a la Asociación de Mujeres de Frontera, indicó que tomaron la decisión de realizar este paro considerando que existe un cansancio por la violencia y la tolerancia que ésta tiene en el país. “No queremos más mujeres muertas, no queremos más niños y niñas en la orfandad y que luego reflejen sus traumas en la sociedad”, manifestó.
 
El paro reunió a mujeres de diversos sectores y actividades, quienes quisieron demostrar con su inactividad que su trabajo es importante y aportan al desarrollo del país, aunque más notorio fue el reclamo por las vidas que se siguen perdieron, 33 para ser exactos solo en lo que va del año por casos de presunto feminicidio.
 
Jóvenes Unasur también se sumó a esta iniciativa. Tatiana Jiménez Arrobo, quien forma parte de esta organización, señala que existe preocupación por la realidad del país, lo cual hace indispensable generar conciencia. “Una de las principales banderas de la convocatoria internacional es que nos solidaricemos entre mujeres y salgamos a protestar a las calles para llamar la atención a los gobiernos sobre la prevención de la violencia de género”, aseguró.   
 
Tatiana indica que esta lucha ha tenido eco en el país, ve como algo positivo que se haya tipificado el feminicidio, se están reconociendo muchos derechos pero aún hay una carencia en cuanto a la aplicabilidad. Piensa que en gran medida el problema es de origen cultural que no desconoce sexo, estrato social o región, pues la violencia es general.    
 
Romina Quishpe, de la Red de Organizaciones Juveniles de la Provincia de Loja, indicó que han decidido ayudar en la promoción de este evento con el objetivo de solidarizarse con las víctimas del machismo, concienciar a la comunidad y demostrar la importancia que tiene la mujer en la sociedad, lo que a más de visibilizarse debe valorarse. (CAB)
 
“Ya no queremos vivir en una sociedad patrialcal en donde las mujeres somos las víctimas principales»
Carolina Vergara    
Asociación de Mujeres de Frontera
 
“Aprendamos a reconocer la violencia y empecemos a denunciarla” 
Tatiana Jiménez
Jóvenes Unasur
 
“Erradicar la violencia es papel de todos, no solo es de las mujeres, sino también de los hombres”
Romina Quishpe
de la Red de Organizaciones Juveniles de la Provincia de Loja
 

Fuente: La Hora

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí