Lisa Lee, residente en el municipio de Ashington en Inglaterra, nunca olvidará la ultima noche que pasó con su pareja, Lewis Little, según informa el portal de Elitedaily.com
 
Mientras dormían, la joven, molesta por lo que creía que eran los ronquidos de su novio, le dio una patada y le pidió que se callase. Sin embargo, al instante se dio cuenta de que esos sonidos no eran normales y al encender la luz vio que el joven estaba sufriendo un ataque al corazón.
 
Little fue trasladado al hospital, donde nada pudieron hacer por su vida. El joven de 25 años sufría síndrome de Brugada, una enfermedad hereditaria caracterizada por una anomalía electrocardiográfica y un aumento del riesgo de muerte súbita cardíaca. a Lee le explicaron que lo que ella pensaba que eran ronquidos, en realidad era el último suspiro de Lewis.
 
Según explica Lisa al diario británico Mirror, los médicos le diagnosticaron un riesgo bajo por lo que no le recetaron ningún medicamento ni cuidado necesario. «Nos dijeron que Lewis tendría una vida larga, feliz y saludable», añade.
 
Ahora, Lisa ha iniciado una campaña para que aquellos que cuenten con este tipo de enfermedad tengan en casa un desfibrilador. La joven cree que de haberlo tenido, Lewis seguiría con vida. 
 
 
Woman Kicked Boyfriend Out Of Bed ‘For Snoring’ Later Realised He Was Actually Dead; This Is What Happened

Fuente: Ecuavisa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí