Muchas partes de nuestro cuerpo nos parece que no tienen ninguna función o que son realmente innecesarias pero resulta que cada parte de él está perfectamente planificado y tiene una clara función en nuestro organismo. Entonces te  has preguntado antes ¿De qué sirve nuestro ombligo?

Después de nuestro nacimiento el ombligo no sirve para mucho, pero si lo hace y mucho en el proceso de nuestra formación como seres humanos. El ombligo no es más que una cicatriz que nos queda justo después de nuestro nacimiento y que queda después del desprendimiento del cordón umbilical, con esto queremos decirte que después de la formación de la nueva vida, el ombligo no cumple una función específica dentro de nuestro cuerpo que pueda afectarlo o protegerlo de alguna forma.

Pero sin embargo hoy en día el ombligo forma parte de la apariencia y el atractivo estético de una persona, es decir, es normal ver hoy en día chicas con el ombligo descubierto, con piercings, tatuajes y muchas formas de llevarlos que hacen a estas mujeres lucir sensuales.

Pero ¿Qué hay del momento de la formación de nuestro organismo? El bebé se desarrolla dentro del vientre de su madre flotando en medio del saco y del líquido amniótico. Dentro de él, el bebé no es capaz de respirar o de alimentarse por cuenta propia, es ahí donde entra la función del cordón umbilical, que hace las de tubo flexible que unido a la zona del abdomen del bebé aporta el oxígeno y los nutrientes que el cuerpo necesita para formarse y para vivir, además también representa el primer vínculo entre el hijo y la madre.

Pero algunos expertos en materia de salud sostienen que según la forma y el color del ombligo de cada persona, se puede llegar a determinar las enfermedades que pudieran padecer. Los ombligos pueden ser redondos, ovalados, hundidos, hacia afuera, etc. Con estas formas podemos deducir o determinar a qué enfermedad estamos más propensos aunque suene un poco alocado.

Ombligo de botón o que se sale:

Aquellas personas que poseen este tipo de ombligos pueden llegar a padecer de hernias, el simple hecho de tener el ombligo salido podría significar que estas padeciendo de alguna en el mismo ombligo y puede ser derivado de realizar esfuerzos a los que el cuerpo no está adecuado. Este tipo de hernias puede afectar tu vida de muchas maneras y además pueden ser algo dolorosas.

Ombligo Pequeño:

Las personas que tienen un ombligo pequeño son las más propensas a padecer de gripe o resfriados comunes, este tipo de ombligo se nota en las personas que pasan la mayoría del año enfermas o que son propensas a contagiarse virus con mucha facilidad.

Ombligo en forma de pozo:

Estas personas tienden a tener problemas de peso, por lo general les cuesta controlar su peso ya sea bajo o muy alto.

Ombligo en forma de almendra:

Las personas que poseen este tipo de ombligo tienen huesos muy frágiles, son propensas a desgarrarse músculos y tendones y además pueden padecer de fuertes migrañas.

Ombligo en forma de U:

A pesar de ser la forma más bonita de ombligo es una de las que muestran uno de los peores padecimientos, este ombligo lo lucen las personas que sufren de infecciones en los riñones.

Ahora ya lo sabes, a pesar de que el ombligo no tenga ninguna función después del día de nuestro nacimiento, si puede decirte muchas cosas sobre la condición de tu salud en la actualidad, así que no dejes de estar pendiente de la forma de tu ombligo y de la de tus amigos. Comparte esta información y déjanos un comentario.

 

 

Fuente: El Lugar Curioso 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here