El Ministerio del Ambiente está en fase de inspección de todos los cuerpos hídricos de Loja y su provincia.
 
La suciedad de los ríos de la ciudad  se pone de manifiesto ya sea en invierno o en verano. Las lluvias  arrastran todo lo que encuentran a su paso y en el verano los malos olores son insoportables.
 
Desde el sur, a la altura del puente de la Universidad Nacional de Loja (UNL), la basura y materiales desechados al río dan mal aspecto. Igual se revela, a la altura del puente cercano al colegio Lauro Guerrero, al norte de la ciudad.
 
Los comerciantes y quienes tienen sus viviendas cerca de los ríos dan fe del descuido y los inconvenientes que eso genera. Máximo Herrera comenta que vive más de 30 años en la avenida Isidro Ayora,  por donde baja la quebrada de Shushuhuayco y se une con el río Zamora. Dice que ahí la contaminación se produce cuando hay faenamiento de un camal ubicado a pocos pasos de la Terminal Terrestre.
 
Por su parte, Gabriela N., quien labora en una cafetería junto al río Malacatos, señala que en las mañanas es constante ver desperdicios, basura y demás, por lo que se deduce que personas facinerosas aprovechan la noche para ensuciar los ríos.
 
Acciones
Al respecto, Vladimir Placencia, coordinador zonal del Ministerio del Ambiente, señala que esa entidad lo que hace es dar la disposición a la Unidad de Calidad Ambiental, que es la encargada de los operativos e inspecciones cuando hay descargas que contaminen los cuerpos hídricos.
 
Actualmente están en un operativo a nivel de toda la provincia mediante fases. En la primera levantan información de los principales cuerpos hídricos de los 16 cantones, mientras en la segunda fase se hace una consolidación y elaboración de los informes técnicos y saber si amerita el inicio de procesos administrativos en contra de las personas que hagan las descargas de forma ilegal.
 
Las sanciones enmarcadas en la normativa ambiental vigente van de 7 300 dólares hasta 73 600 dólares, según el caso.  Placencia menciona que en el caso de Loja como ciudad, también están en el levantamiento de información, pues no se actúa por denuncias sino de oficio.
 
Las principales afectaciones de los cuerpos hídricos son por plásticos, vidrios, fundas y botellas. Vladimir Placencia señala que los técnicos están en trabajo de campo porque se quiere generar una cultura ambiental. (AJBT)
 
TOME NOTA
En este mes de marzo los inspectores del MAE dedicarán sus labores a la fase de inspecciones. En abril se harán los informes; y, en abril o mayo empezarán con los procesos administrativos.
 

Fuente: La Hora

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí