Las repetidas solicitudes del gobierno de Hong Kong para que Lionel Messi jugara en un partido de fútbol con entradas agotadas quedaron sin respuesta este domingo, dijo un funcionario de la ciudad, mientras los vítores se convirtieron en abucheos para la leyenda del fútbol argentino.

Unos 40.000 aficionados, algunos de los cuales pagaron hasta 624 dólares por las entradas, habían abarrotado el estadio de Hong Kong con la esperanza de ver al ganador de la Copa del Mundo, pero regresaron a casa desinflados después de que Messi se quedara en el banquillo, perdiéndose la victoria 4-1 de su club, el Inter Miami, sobre el XI de Hong Kong.

El ocho veces ganador del Balón de Oro apareció en gran medida en la publicidad previa al partido y muchos fanáticos exigieron un reembolso debido a su falta de tiempo de juego. Mientras tanto, el gobierno de Hong Kong, que proporcionó más de 2 millones de dólares en subvenciones al organizador del partido, también dijo que estaba «extremadamente decepcionado» de que la estrella no jugara.

En una conferencia de prensa este lunes, el secretario de Cultura, Deportes y Turismo de Hong Kong, Kevin Yeung, dijo que el contrato firmado entre el gobierno y el organizador del partido Tatler XFEST exigía que Messi jugara al menos 45 minutos, sujeto a preocupaciones de seguridad y estado físico.

Fuente: CCNN Español

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí