Crea retraso en aterrizajes, caída de árboles, incendios y más. Autoridades piden tomar precauciones.
 
Un avión de la compañía TAME intentó ayer, a eso de las 06:50, aterrizar en el aeropuerto de Catamayo pero a metros de la pista levantó el tren de aterrizaje para nuevamente elevar el vuelo porque hubo fuertes corrientes de viento que impidieron al descenso.
 
La aeronave se dirigió al aeropuerto de Guayaquil. Es que el aeropuerto de Cuenca está cerrado. También se suspendió el vuelo Loja-Quito por el mal tiempo, lo que generó reclamos de los usuarios.
 
La velocidad del viento también echó abajo una valla publicitaria a la altura de la Terminal Terrestre, pero también levantó unas planchas de zinc las cuales cayeron en el pasamano del paso a desnivel de la calle Rocafuerte y avenida Universitaria.
 
Un lector de Diario La Hora, quien informó del hecho, dijo no hubo personas ni vehículos afectados, a pesar que fue en horas de la mañana cuando hay gran cantidad de transeúntes y automotores por el sector del Centro Comercial.
 
Afectación
Fabrizio Riofrío Toscano, coordinador Zonal de la Secretaría de Gestión de Riesgos, afirmó que hay algunas afectaciones producto de los vientos fuertes como la caída de árboles que ha comprometido a los cables de alta tensión, generando cortes del fluido eléctrico que incluso prolifera incendios forestales; como sucedió en el barrio Bellavista de la parroquia rural de Catamayo, El Tambo.
 
“Hasta el momento ha habido afectaciones solo materiales por lo que comunidad debe tomar precauciones”, alega Riofrío, aduciendo que se debe asegurar los techos sobre todo si tienen planchas de zinc, identificar si es que existe amenazas por árboles que estén cerca de las viviendas e informar al 911.
 
El funcionario aseveró que en años anteriores no ha habido muchas afectaciones sobre todo por incendios de vegetación a diferencia de ahora.
 
Esto lo corrobora Vladimir Plasencia, coordinador de la Zona 7 del Ministerio del Ambiente, quien asegura que para impedir los flagelos las personas deben evitar realizar quemas controladas ya que por el viento suelen proliferarse.
 
“Estas situaciones obedecen al cambio climático por eso estamos trabajando en prevención, controles y remediación ambiental”, afirmó.
 
Mientras que Augusto Araque Arias, coordinador Regional de Jubones-Puyango del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) expresó que los vientos y páramos que están presentándose obedecen a la presencia de invierno en la parte oriental del país.
 
“Lo que ocurre en la provincia de Zamora se refleja en la ciudad de Loja. Estimamos que las lluvias continúen en este mes de agosto y parte de septiembre”, afirmó. Referente a los vientos dice que es un fenómeno propio de agosto, aunque en esta ocasión tienen más intensidad. (DVL).
 
TOME NOTA
De acuerdo al monitoreo que realiza el Inamhi en la estación La Argelia los corrientes están alcanzando una velocidad de 20 metros por segundo. 
 
EL DATO
Es necesario que las personas tomen precauciones para evitar afectaciones por el viento como asegurar los techos al ser de zinc, informar si es que algún árbol puede afectar una vivienda. 
 

Fuente: La Hora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here