La Fiscalía General del Estado espera hasta el 2015 implementar un sistema único de Medicina Legal y manejo de cadáveres a nivel nacional, para poder resolver los casos de personas que han sido reportadas como desaparecidas.

El anuncio lo hizo ayer su titular, Galo Chiriboga, tras dar a conocer los resultados de las intervenciones realizadas al anfiteatro de la Comisión de Tránsito y Medicina Legal de la Policía Judicial en Guayaquil.

En el primer sitio se encontraron cuerpos en descomposición sin ningún manejo forense, osamentas humanas esparcidas por el suelo, cadáveres en fundas plásticas y fosas comunes que imposibilitan identificar restos óseos.

Mientras que en Medicina Legal hay 14 cadáveres en frigoríficos, incluido el de un niño de unos cinco años, cuya existencia no había sido notificada a la Fiscalía.

Según Chiriboga, el de Guayaquil no es un caso aislado. “Cada municipio del país tiene su propia morgue, que realiza tareas de necropsias, al igual que hospitales, universidades”, dijo el funcionario.

Para evitar esto, la Fiscalía implementará protocolos de intervención para el manejo de cadáveres, los cuales serán entregados a la Policía Judicial a mediados de junio para su aprobación.

Paralelamente, está en funcionamiento un banco de ADN de las muestras óseas obtenidas de los muertos no identificados, las que se cotejarán con los de los familiares de personas desaparecidas.

Las autoridades no descartan formular cargos contra personas que por acción u omisión hayan dado un trato inadecuado a los cuerpos.

“Todo lo que es Criminalística es competencia de la Policía y apoyamos ese proceso, pero lo que es Medicina Legal y Ciencias Forenses es una competencia constitucional de la Fiscalía”, manifestó Chiriboga.

La implementación de este nuevo sistema cuenta con el asesoramiento del antropólogo y criminalista peruano José Pablo Baraybar, quien está en el país desde diciembre pasado.

Este era uno de los pedidos formulados por las asociaciones de personas desaparecidas en Ecuador y que en varias ocasiones solicitaron a las autoridades manejar un registro único de morgues y hospitales sobre personas fallecidas y cuyos cuerpos no habían sido reclamados.

Actualmente, cuando ingresa el cuerpo de una persona fallecida a la morgue –que no es reconocido– se le practica la autopsia y se lo mantiene en el frigorífico por el lapso de tres o cinco meses. El Universo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí