La explotación, el abandono y la falta de atención son parte de su problemática. Hay cambios.
 
Este 15 de junio se conmemoró el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez, declarado por las Naciones Unidas para expresar su oposición a los actos que causan sufrimiento a los adultos mayores, los cuales pueden llevar a lesiones físicas y consecuencias psicológicas.
 
Esta fue la ocasión para que en nuestra ciudad se desarrolle una campaña de sensibilización a la población por parte de organizaciones juveniles, al tiempo de informar desde el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) lo que se está haciendo para atender las necesidades de este segmento de la población y mejorar su calidad de vida.
 
Patricia Acaro, coordinadora zonal del MIES, explicó que los problemas más comunes que afectan a los adultos mayores incluyen el aislamiento, el abandono, la falta de afectividad, el sedentarismo, pero además hay casos más complejos como en los que se los utiliza en mendicidad.
 
Frente a ello se han establecido varios programas orientados a extender su autonomía y fortalecer su autoestima, como el de visitas domiciliares en los sectores rurales dispersos por parte de equipos técnicos que desarrollan junto a los ancianos actividades prácticas y recreativas, para lo cual también existe la modalidad de centros diurnos en donde los adultos mayores reciben atención semanal que incluye terapias y talleres ocupacionales.
 
Un tercer servicio para los ancianos es la modalidad residencial, es decir la que se ofrece a través de asilos para quienes han sido abandonados y que requieren de espacios en donde se les otorgue protección y cuidados especializados. Patricia Acaro destaca que los resultados que han obtenido a través de estos proyectos son muy positivos.
 
Pone como ejemplo el caso de Ignacio Aguilar, de 115 años de edad, quien se encuentra en un centro del MIES en Catamayo. “A esa edad él se siente con vida, dinámico, baila, está motivado, incluido, siente que es útil y tomado en cuenta en la sociedad, así como muchas de las personas que están en estos espacios de actividad”, destaca.
 
En cuanto a los casos más complejos como los de mendicidad, Patricia Acaro indica que se ha logrado la reinserción con sus familias a través de un trabajo integral, que se ha complementado con la entrega del Bono de Desarrollo Humano.   
 
Experiencias positivas
Enith González, quien asiste a los talleres del Centro del Adulto Mayor del IESS hace tres años, reconoce que la posibilidad de tener actividad, socializar, distraerse y aprender les ayuda bastante para contrarrestar los mismos efectos de la edad, pero destaca que esto debe estar acompañado el cariño, respeto y comprensión por parte de sus familias.
 
Barbarita Gómez, coordinadora de este centro, destaca que hay personas que han llegado con múltiples problemas originados por la falta de actividad, la soledad y la depresión, en quienes se ha visto un cambio emocional y también en la salud, siendo menos la necesidad de ir al médico y depender de medicamentos. “El adulto mayor merece cariño y atención”, asegura. (CAB)
 
“Es importante que a nuestros adultos mayores se los cuide y se los proteja” 
Patricia Acaro
Coordinadora zonal del MIES
 

Fuente: http://lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101954421/-1/Exigen_un_alto_al_maltrato_contra_el_adulto_mayor.html#.V2KsVbvhBdg

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here