La etiqueta de semáforo para productos alimenticios entró a un proceso de revisión y mejora para que sea más exacta en el contenido con relación a las porciones, ingredientes que sean destacables y diferencias entre productos similares. Lo confirman el Ministerio de Industrias y la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimento y Bebidas (Anfab).

El ministro de Industrias, Santiago León, recuerda que el semáforo en las etiquetas que establece contenido alto, medio o bajo de sal, azúcar o grasa, se creó para concienciar sobre lo que se ingiere de manera fácil y admite que debe haber más datos y resaltar lo bueno: “un producto puede tener alta azúcar y grasa, pero puede tener calcio y esto se puede destacar”.

Para el presidente de Anfab, Christian Wahli, ese etiquetado influyó para que cayeran las ventas en el sector de lácteos: yogures y leches saborizadas, pese a ser alimentos necesarios para la dieta. Y el problema alcanzó a los productores, pues la compra de leche por parte de la industria también decayó. Dice que el Ministerio de Agricultura y Ganadería ha reconocido que uno de los factores importantes para esa caída de ventas fue la semaforización.

León reconoce el problema e indica que actualmente, por ejemplo, un producto lácteo puede llegar a tener el mismo semáforo de una gaseosa, pese a que el lácteo seguramente es más nutritivo.

En este sentido se ha iniciado un proceso de cambio de las etiquetas que es coordinado con el Ministerio de Salud, comenta León. En dos semanas habrá otra reunión sobre el tema.

Jaime Santillán, cofundador del emprendimiento Wipala que elabora snacks con productos andinos, dice que ahora el semáforo no explica bien ni representa el contenido del producto. Una barra energética y saludable de 35 gramos consta con rojo en azúcar, cuando ese índice es por 100 gramos.

León y Wahli coinciden que, pese a estos problemas, la industria continúa con iniciativas para reformular sus productos. León comenta que productos de Supán, Alpina, Chivería, D’hoy, Inca Kola, Sprite, Helados Pingüino, Wipala, atún del Campo, han migrado de semáforo rojo a amarillo.

Efectivamente, la gerenta de Marca Coca-Cola de Ecuador, Daniela Córdova, comenta que hace algún tiempo sus productos han ido migrando a opciones bajas y sin calorías. Hay nuevas formulaciones en Sprite e Inca Kola sin calorías. Y hace un mes se lanzó la “Marca Única” que unifica la personalidad de Coca Cola con sus variantes: original, sin azúcar (zero), sabor ligero (light) y con azúcar y stevia (life). En Ecuador hay 16 opciones de bebidas, y un 48% son bajas o sin calorías. Coca Cola asegura que 18 de sus 20 principales marcas tienen una alternativa baja o sin calorías.

Wipala en nuevos productos ha bajado la proteína para tener una menor calificación en grasa. “El semáforo favorece a los de mayor gramaje, pero castiga a los de menor gramaje”. (I)

Proceso
Nuevo etiquetado

Reuniones para cambios
Uno de los insumos ha sido una propuesta de Anfab. Los industriales han insistido en el tema de la comparación entre productos similares, pues aunque consten con el semáforo rojo, pueden tener mayor o menor porcentaje y esto debe quedar señalado. La propuesta incluye una campaña para que los consumidores aprendan a leer el nuevo etiquetado.

Tiempo para etiquetas
El cambio no sería inmediato. El gremio estima que podría tomar entre uno o dos años, pues son costos altos y existe en stock etiquetas con el actual semáforo.

 

Fuente: El Universo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí