Si hay algo que sucede es que una vez que un bebé llega al mundo está en todo el derecho de conocer a sus padres y de ser cuidado y mantenido por ambos, ya que para que este haya legado al mundo tiene que haber primeramente una relación sexual o un acuerdo para que este tipo concesión pueda ser realizada.

Sin embargo una vez que nace este bebé y llega a casa con su papá el área de los labores para cuidarlo puede dividirse, muchas veces sucede que la madre se encarga de alimentarlo y de dormirlo, y siempre dejamos a los hombres que sean los que saquen los gases o cambien los pañales para que puedan “ayudarnos”.

Aunque muchas veces esto suele variar de acuerdo al pacto que tenga la pareja, hay ocasiones en que la mujer es la hace todo el trabajo, ya que al hombre no se le dan estas cosas, sin embargo lo que si debe ser claro es que debe haber una colaboración mutua de los dos para que puedan cuidar al niño.

Si hay algo en lo que estamos totalmente equivocados es que muchas veces decimos que los hombres nos “ayudan” a cuidar a los niños, sin embargo este término está mal colocado cuando la verdadera razón que hay que argumentar es que ellos realmente están siendo lo que son, papás.

El papá puede ejercer su paternidad

Una vez que el padre atiende el llano de su bebé, lo mece, ayuda con el cambio de sus pañales, lo enseña a decir sus primeras palabras, no está ayudando a su mamá.

Algo que tenemos es que siempre decimos es que nuestra pareja nos está “ayudando” a cuidar al niño, sino que está ejerciendo su derecho a la paternidad.

papá

La figura paterna es tan igual de importante como la de la madre, sobre todo en un recién nacido que necesita el apego y el calor de su padre. En los padres siempre podemos encontrar esa reacción de fuerza y protección que son necesarios para poder garantizar un mejor futuro del niño.

Hay que dejar de identificar las labores de los padres, ya que ambos pueden hacer ambas cosas dependiendo de las actividades que tengan que desempeñar.

El embarazo, la lactancia y el cuidado cotidiano puede ayudar  al niño a mejorar una reestructuración cerebral que tiene fines adaptativos, además que se aumenta la oxitocina, que ayuda a aumentar la sensibilidad y percepción lo cual puede ayudar que la madre pueda reconocer el estado emocional de su bebé.

En el caso de los hombres el cerebro también puede cambiar, estudios realizados aseguraron que el hombre aunque tenga un papel primario en la crianza del bebé, tiene exactamente los mismos cambios que puede experimentar una mujer. Todo esto a través de diferentes escáneres cerebrales que se efectuaron en padres heterosexuales como homosexuales, donde se vio que la actividad de sus amígdalas eran 5 veces más intensas de lo normal.

Esto se puede relacionar con la advertencia de peligro y una mayor sensibilidad al mundo emocional de los bebés.

Con esto queda más que claro que los hombres no solo viven la crianza de sus hijos, sino que también ejercen su derecho emocional como padre.

Debemos valorar su posición y su presencia cuando están ahí para criar en conjunto al bebé.

Fuente: Curiosidades de la Salud

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí