Deben respetar la línea de fábrica, aunque eso dependerá de la importancia de cada inmueble.
 
La regeneración urbana ha dejado su huella en el patrimonio arquitectónico de Loja, produciendo demoliciones de las fachadas de algunas viviendas que no se encontraban en la línea de fábrica, lo que se verá con mayor frecuencia ahora que el proyecto avanza al casco antiguo de la ciudad.
 
Estas intervenciones, más de doce, según lo informó el alcalde José Bolívar Castillo se han realizado con el consentimiento de algunos propietarios, aunque no en todos los casos, por lo que se han iniciado procesos judiciales en contra del Municipio de Loja debido a las afectaciones, sin que ello vaya a ser un obstáculo, pues continuarán realizándose salvo que se trate de edificaciones catalogadas como triple AAA.
 
Esta es la razón principal por la que en algunos casos no se han topados edificios patrimoniales que no se encuentran fuera de la línea de fábrica, mientras que a otros sí, lo cual lo explica con mayor detalle Galo Caraguay, encargado de la Jefatura de Centro Histórico del Municipio de Loja, quien advierte que existen tres tipos de edificios patrimoniales catalogados.
 
En la categoría más alta se encuentran por ejemplo edificios religiosos como el convento de las Concepcionistas, la Iglesia de Santo Domingo, la Iglesia de San Francisco, así como propiedades civiles de gran importancia por sus características arquitectónicas.
 
Caraguay indica que la segunda categoría está sobre todo viviendas de uso civil que están distribuidas en todo el centro, así como algunas que se encuentran en la periferia como son las casas de hacienda, las cuales son más sencillas pero igualmente tienen un valor histórico.
 
Mientras que la tercera categoría, la de menor relevancia, las constituyen viviendas vernáculas, sencillas, cuyo valor está constituido formar parte de un entorno patrimonial, las cuales son sensibles de un proyecto de sustitución por un edificio nuevo pero utilizando materiales y diseños que vayan acorde a su entorno y a la arquitectura tradicional.
 
El ejemplo de esto se presenta en la calle Lourdes entre Olmedo y Juan José Peña en donde se derrocaron las fachadas de tres inmuebles patrimoniales que no dejaban espacio para una acera, en los cuales ya se ha comenzado a levantar una nueva fachada considerando puertas y ventanas de madera, aleros, canecillos, cubiertas inclinadas de teja, balcones, etc. manteniendo el mismo tipo de materiales y técnicas constructivas.
 
Galo Caraguay explica que para permitir los retiros debido a la regeneración urbana se realizó un análisis de la importancia patrimonial de las edificaciones contraponiendo a las necesidades urbanísticas de la ciudad. (CAB)
 
Tome nota
Este análisis realizado por Centro Histórico ha permitido encontrar viviendas patrimoniales que no han recibido mantenimiento y tenían graves fallas estructurales, lo que obliga a desmontar sus fachadas para que sean reconstruidas.  
 
Patrimonio
Casas que no se afectan
No se ordenará el retranqueo por ejemplo en edificaciones religiosas como las de San Francisco, el convento de las Concepcionistas, el convento de Santo Domingo.
Tampoco viviendas de uso civil como las ubicadas en las calles Azuay y Sucre esquina, Bernardo Valdivieso y Miguel Riofrío esquina; en la Rocafuerte y Sucre esquina; entre otras.
En estos casos se reducirá el ancho de la calzada de circulación vehicular para no afectar el ancho de la acera.     
 

Fuente: La Hora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here