Michel Temer asumirá este 12 de mayo la presidencia de Brasil tras la decisión del Senado de apartar a Dilma Rousseff y lo hará con el desafío de terminar los deberes dejados a medias por la jefa de Estado, entre los que prima el reto de levantar una economía en caída libre.
 
La salida de Rousseff de la presidencia marca el fin a los más de 13 años del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) en el poder del gigante sudamericano.
 
Al final de una maratónica sesión que duró casi 22 horas, 55 senadores (de un pleno de 81) se pronunciaron en favor de juzgar a la mandataria y apartarla del poder durante 180 días, por maniobras fiscales para engrosar las arcas durante su campaña de reelección en 2014.
 
En la lista de tareas imprescindibles, Temer deberá recuperar la confianza de los inversores y de los mercados financieros, desencantados con la política poco ortodoxa implementada por Rousseff, separada este jueves de su cargo por la Cámara Alta para iniciar un juicio político con vistas a su destitución.
 
Como presidente interino, Temer toma las riendas de un país con una economía totalmente noqueada, que el año pasado se contrajo un 3,8 % y que podría caer otro 3 % en 2016, ahogándose así en su peor recesión desde 1930.
Temer asume una herencia maldita en cuestión de números, especialmente en las cuentas públicas del país, que en 2015 registraron un déficit fiscal primario de 111.249 millones de reales (unos 32.000 millones de dólares).
 
El Ejecutivo espera este año una cuenta negativa de cerca de 100.000 millones de reales (unos 28.000 millones de dólares), lo que supondría el tercer año consecutivo en números rojos y un agravaría de la deuda pública, que se sitúa ya en torno al 67 % del Producto Interior Bruto (PIB).
 
Para restaurar la salud de las finanzas, Temer se ha comprometido a aplicar un ajuste fiscal, el mismo que su antecesora Rousseff intentó llevar a cabo sin éxito por la fuerte oposición que encontró en el Congreso y en sus propias bases.
 
El eje central del paquete de austeridad pasará por la reducción de los gastos públicos, comenzando por un corte significativo en el número de ministerios, según han adelantado legisladores próximos a Temer.
 
Otro de sus caballos de batalla será la reforma del sistema de pensiones, una propuesta que la propia Rousseff intentó plantear en el Congreso, pero que contó con una fuerte resistencia por parte de su propio partido.
 
En la lista de innumerables asuntos pendientes en materia económica también figura el combate a la inflación, que en 2015 cerró en el 10,67 %, el mayor nivel en los últimos 13 años, aunque ha comenzado a desacelerar durante 2016.
 
El alza de los precios ha golpeado el consumo de las familias, que durante años fue uno de los motores que hicieron girar la rueda económica del país, y ha obligado a las autoridades monetarias a elevar fuertemente los tipos de intereses.
 
Como un pez que se muerde la cola, el enfriamiento de la economía y la incertidumbre política se han ensañado con el desempleo, que ha aumentado sin tregua, hasta los 11,1 millones de parados.
 
Pero su éxito no depende sólo de sus maniobras en materia de números, sino de las piezas que se vayan moviendo en un tablero político salpicado por corrupción.
 
Para llevar adelante los proyectos, Temer deberá tejer fuertes alianzas parlamentarias, las mismas que hicieron a Rousseff perder el rumbo de su Gobierno y la precipitaron hacia el abismo político. 
Fuente: http://www.ecuavisa.com/articulo/televistazo/noticias/154496-dilma-rousseff-apartada-presidencia-brasil 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here