Mientras tú te relajas ese músculo hueco casi del tamaño de tu puño, que según el escritor francés Gustave Flaubert “es una riqueza que no se vende ni se compra, pero que se regala”, se ocupa de mantener activo tu aparato circulatorio, sin descansar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fuentes: Oakes’ Respiratory Update, University of Washington, Essentials of Anatomy and Physiology (F A Davis), Federation Internationale de Natation.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here