El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo ayer que la mayor oposición que tiene su proyecto político proviene de cierta mal llamada izquierda que en realidad es cómplice de la derecha, que “habla nuestro mismo lenguaje y confunde a la gente”.

“Hay que ser muy pragmáticos, muy realistas, si somos verdaderamente de izquierda”, dijo Correa en una conferencia de prensa antes de abandonar Francia, país en el que desarrolló una visita de Estado durante cuatro días.

“Esa izquierda del todo o nada es la mayor cómplice de la derecha”, sostuvo al citar el caso de las protestas contra la presidenta brasileña, Dilma Roussef.

“Hay que ser realistas. A los gobiernos progresistas nos piden todo, e inmediatamente, esa es la mejor manera de hacerle el favor a la derecha”, apostilló.

Criticó las posiciones fundamentalistas e infantiles que se oponen al extractivismo, que dicen no más petróleo, no más minería. “Evo Morales quiebra, Nicolás Maduro quiebra, el gobierno ecuatoriano quiebra, y vendrá la derecha y vamos a ver si respetan a la naturaleza”, opinó.

“Ha habido una desaceleración, puede ser por descuido nuestro, estamos todos desbordados por los problemas internos, fíjense el caso de Brasil, Dilma Roussef y todas las protestas que tuvo, pero también ha habido un poco de mala suerte”, dijo en referencia a la muerte de Néstor Kirchnner (primer secretario de la Unasur) y el presidente venezolano Hugo Chávez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here