La falta del permiso de funcionamiento de la empresa de reciclaje Iemar-Reipap, ubicada en el Parque Industrial, fue la razón por la cual Stalin Castillo Alberca, comisario de Higiene del Municipio de Loja, la clausuró definitivamente, la tarde de ayer.
 
Castillo Alberca dice que Víctor Manuel Pintado Narváez no obtuvo el permiso en los 120 días de 2016, 90 de acuerdo a la Ley y 30 más por la ampliación que el alcalde José Castillo Vivanco otorgó a los comerciantes.
 
No le cobraban la patente
Pintado Narváez alega que él, su empresa y su trabajo desde el 2002 soporta una persecución de parte del Municipio de Loja y no necesariamente por no contar con los permisos de funcionamiento, que dice los ha sacado anualmente.
 
“No se me quiso cobrar la patente municipal de 2016, que es un requisito para obtener el permiso de funcionamiento. Tengo toda la documentación en regla desde el 2005. Iré a la Corte local o internacional para exigir justicia”, dice el afectado.
 
El Comisario de Higiene indica que el abogado de Pintado Narváez no justificó el permiso de funcionamiento y se clausuró el establecimiento. Expresa que en ningún momento se vulneraron los derechos del adjudicatario de ese local.
 
Permiso es anual
“Los propietarios de los establecimientos comerciales están obligados a obtener el permiso de funcionamiento en los primeros 90 días de cada año de acuerdo al cronograma establecido por la Dirección Municipal de Higiene y Abastos”, dice Castillo Alberca.
 
Pintado Narváez lamenta la clausura porque quedan en la calle 12 personas que laboraban con él. Indica que seguirá en la actividad aunque su empresa haya sido cerrada porque -indica- que el terreno le pertenece desde hace siete años. (WSV)
 
LA CIFRA
12 PERSONAS laboraban en esa empresa fundada en 2002.
 

Fuente: La Hora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here