Si entendemos el significado de extranjero como cualquier persona con al menos un progenitor nacido en otro país, la selección suiza perdería a dos tercios de sus jugadores para jugar el Mundial de Brasil 2014.

 

Francia y Holanda correría una suerte parecida y quizás no lograrían pasar la primera ronda. En cambio, Argelia, Ghana o Turquía se reforzarían en grande.

 

Estos son los casos más destacados, según un informe publicado por el diario Global Post

 

Brasil seguiría siendo la selección favorita del Mundial en el hipotético caso de que no se permitieran ‘inmigrantes’ en los planteles nacionales, ya que conservaría a todos sus jugadores estrella. Incluso recuperaría al delantero Eduardo Alves da Silva (Shakhtar Donetsk) y al centrocampista Jorge Sammir Cruz Campos (Getafe), que juegan para Croacia, y al defensor Pepe (Real Madrid), ino para Portugal.

Francia perdería a 12 jugadores del plantel de 23 que llevó a Brasil: Raphaël Vaane y Loïc Rémy, cuyos padres nacieron en Martinica, al centrocampista Blaise Matuidi, cuyo padre nació en Angola, y al defensor Eliaquim Mangala, cuyos padres nacieron en la República Democrática del Congo. Al centrocampista Rio Mavuba, su padre nació en Zaire y su madre en Angola, al centrocampista Moussa Sissoko, cuyos padres nacieron en Malí, al delantero Karim Benzema (Real Madrid), cuyo padre nació en Argelia, al centrocampista Paul Pogba, cuyos padres nacieron en Guinea, y al centrocampistaMatthieu Valbuena, ya que su padre nació en España.

Bélgica no tendría al defensor Vincent Kompany (Manchester City) y al atacante Romelu Lukaku (Everton), que nacieron en la República Democrática del Congo, al delantero Kevin Mirallas (Everton), cuyo padre nació en España, a Marouane Fellaini, cuyos padres nacieron en Marruecos, a Axel Witsel (Zenit de San Petersburgo), cuyo padre es de Martinica y al central Mousa Dembele (Tottenham), cuyo padre nació en Malí.

España restaría a David Silva (Manchester City), ya que su madre es de Japón y su padre es de las islas Canarias, y al brasileño nacionalizado Diego Costa (Atlético Madrid).

 

Estados Unidos perderían al delantero Jozy Altidore (Sunderland), cuyos padres nacieron en Haití, a Tim Howard, de madre húngara, al atacante Aron Johannsson, hijo de padres islandeses, al centrocampista Mix Diskerud, nacido en Noruega, al defensor Omar González (Galaxy), cuyos padres nacieron en México, y al mediocampista Alejandro Bedoya (Nantes), cuyo padre es colombiano. También serían descartados el defensor John Brooks (Hertha), Timmy Chandler (Núremberg), el extremo Julian Green (Bayern Múnich), el central Jermaine Jones (Besiktas), y el zaguero Fabian Johnson (1899 Hoffenheim), todos ellos nacidos en Alemania o con un progenitor de ese país.

Portugal no tendría al defensor Pepe (Real Madrid), que nació en Brasil, al extremo Silvestre Varela (Porto) y a Nani, nacido en Cabo Verde.

Argentina mantendría a referentes como Lionel Messi, Javier Mascherano, Ángel di María y Sergio Agüero. Pero perdería al delantero Gonzalo Higuaín (Nápoles), que nació en Francia.

Uruguay perdería al portero Fernando Muslera (Galatasaray), que nació en Argentina.

Holanda se quedaría sin Kiev Jeremain Lens (Dinamo), el portero Michel Vorm (Swansea City), y el centrocampista Nigel de Jong (AC MIlan).

Alemania perdería al centrocampista Mesut Özil (Arsenal), cuyo padre nació en Turquía, y a Sami Khedira (Real Madrid), cuyo padre nació en Túnez, al atacante Miroslav Klose (Lazio), nacido en Polonia, al defensor Jérôme Boateng, al defensor Shkodran Mustafi, cuyos padres son albaneses, y a Lukas Podolski, nacido en Polonia.

Suiza le faltarían el centrocampista Gokhan Inler (Nápoles), cuyos padres nacieron en Turquía, Granit Xhaka, Blerim Dzemaili y Xherdan Shaqiri, que nacieron en la antigua Yugoslavia, y los delanteros Haris Seferovic y Mario Gavranovic, ambos de ascendencia bosnia.

Ghana recibiría de vuelta al defensor Jérôme Boateng, que juega para Alemania, y al atacante Jordan Ayew (Marsella), cuyos padres nacieron en el país africano a pesar de que él nació en Francia. Y lo más importante, recobraría al delantero Mario Balotelli (AC Milan), ya que allí nacieron sus padres biológicos.

 

Italia perdería a varios favoritos, como el delantero Mario Balotelli (AC Milan), que nació en Palermo pero sus padres son de origen ghanés, y al atacante Giuseppe Rossi (Fiorentina) , nacido en Nueva Jersey, Estados Unidos o el argentino Paletta.

Fuente: http://www.pasionlibertadores.com/fanaticos/Como-serian-los-equipos-del-Mundial-sin-los-nacionalizados-20140623-0006.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here