Organizaciones sociales, radiodifusores y otros grupos acudieron este jueves hasta la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel) para postular por una de las 1.472 frecuencias del espectro radioeléctrico que serán sometidas a concurso público.

El jueves culminó el plazo para hacer las solicitudes. Hasta la tarde se conoció que se registraron alrededor de 350.

Entre los participantes estaba la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), afín al movimiento Alianza PAIS (AP). Su dirigente, Oswaldo Chica, contó que aspiran a tener una estación que se llamará Rebelión, la voz de los trabajadores.

La organización indígena Conaie postuló también por una estación propia de alcance nacional. Su presidente, Jorge Herrera, detalló que quisieran tener el dial 101.3 FM, para emprender el proyecto “Voces diversas”.

Desde Alausí (Chimborazo) llegó el concejal por AP Francisco Buñay, quien con el respaldo de 200 socios de una Asociación de Producción y Comercialización (Aprocach) plantean el proyecto de radio Intercultural.

El radiodifusor Patricio Borja también postuló y espera cumplir “su sueño” de retomar la estación La Mega, con su “propia frecuencia”.

También la Asociación de Hoteleros del Centro Histórico de Quito quiere una frecuencia para promocionar los barrios centralinos y a sus líderes.

Estos y los demás proyectos atravesarán por dos fases: la revisión del cumplimiento de los requisitos técnicos a cargo de la Arcotel, como son el proyecto de gestión económico y comunicacional; y luego la calificación de los proyectos comunicacionales, que la hará el Consejo de Regulación de la Comunicación (Cordicom).

Paulina Mogrovejo, vocal del Cordicom, ejemplificó que si hay una frecuencia en la que estén interesadas 200 personas, se verificará que se cumplan la propuesta de gestión y la financiera, y las cinco mejores se aprobarán. Pero la calificación final será la del proyecto comunicacional, a cargo del Cordicom.

Esta instancia prevé tener en 60 días los informes de quiénes serán los beneficiarios.

Mogrovejo aseguró que hay “prohibiciones legales para que los funcionarios o autoridades de elección popular accedan a las frecuencias”. 

350 solicitudes para concursar por una frecuencia del espectro radioeléctrico llegaron hasta Arcotel. (I)

 

Fuente: El Universo 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here