El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, visitó varias zonas afectadas por el terremoto que golpeó la costa norte de Ecuador el pasado 16 de abril, considerada la tragedia más grande del país en los últimos 70 años.
 
Grandi, acompañado por el ministro ecuatoriano coordinador de Seguridad, César Navas, visitó un albergue en la ciudad de Portoviejo, la capital de la provincia de Manabí, en el oeste del país, la más castigada por el terremoto.
 
Asimismo, el Alto Comisionado visitó algunas infraestructuras educativas levantadas por el Gobierno que forman parte del plan de reconstrucción que lleva adelante en esa provincia costera, así como en el sur de su vecina de Esmeraldas, región también asolada por el sismo.
 
Grandi, durante su recorrido, conversó también con el presidente Rafael Correa, que estuvo hoy en Manabí, para inaugurar el ciclo escolar para una parte de la población estudiantil, que se había suspendido por los daños causados por la sacudida en decenas de escuelas y colegios.
 
Correa inauguró la primera de un grupo de “escuelas prefabricadas” que se instalarán en las zonas afectadas de Manabí, jurisdicción que está sometida a un proceso de reconstrucción que tomará varios años, aunque el Gobierno pretende recuperar en este año gran parte de la infraestructura social y productiva de la zona.
 
De su lado, Grandi constató la situación en albergues instalados con la ayuda del Acnur, una de las instituciones que más pronto ayudó tras el terremoto de 7,8 grados de magnitud, que asoló Manabí y el sur de Esmeraldas el pasado 16 de abril.
 
A 80 días de la tragedia y tras constatar la “muy buena” gestión del Gobierno para afrontar el terremoto, Grandi indicó que la Acnur, progresivamente, se retirará de esa labor para dedicar sus esfuerzos a su tarea principal que es la atención a los refugiados en Ecuador.
 
Grandi destacó el trabajo conjunto que la Acnur hizo con el Gobierno para atender de manera urgente a los damnificados del terremoto, sobre todo con la provisión de carpas para albergues, alimentos y medicinas, entre otros.
 
Afirmó que Acnur seguirá apoyando a la región afectada por el terremoto, pero dijo que también es necesario que la Agencia vuelva a su trabajo principal con los refugiados, pues recordó que Ecuador es el país latinoamericano que más alberga a personas con necesidad de algún tipo de protección internacional.
 
Ecuador acoge a casi 60.000 refugiados, el 96% de ellos de nacionalidad colombiana que han huido de su país por el conflicto armado.
 
Justamente, Grandi inició una gira por varios países latinoamericanos que comenzó el pasado martes en Colombia y que continuará en Costa Rica, donde participará en una reunión de alto nivel para buscar soluciones a la situación de los refugiados y desplazados en el triángulo norte de América Central (Honduras, El Salvador y Guatemala). 

 

Fuente: Ecuavisa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here