Las personas que sufren de alguna alergia tienen muchos problemas a la hora de limpiar la casa. Ronchas, estornudos frecuentes, entre otras son las consecuencias de mantener el aseo en el hogar. Revise a continuación cinco tips de limpieza para aquellos que las padecen:
 
1. Para evitar la alergia al polvo, simplemente hay que pasar por los muebles un paño húmedo o paños antiestáticos. Estos modernos trapos de limpieza facilitan la eliminación del polvo, ya que las partículas son atraídas por la carga eléctrica y quedan adheridas a ellos. Básicamente, se trata de quitar el polvo primero y después aspirar.
 
2. Algunas personas presentan irritaciones en la piel o en las vías respiratorias al contacto con detergentes. Los limpiadores se pueden diluir con un poco de agua para reducir la concentración, pero pierden su efecto. Quienes desean renunciar por completo a los productos químicos y conseguir una limpieza natural e higiénica en superficies resistentes, pueden lograrlo con una limpiadora de vapor sin utilizar productos químicos.
 
3. Los detergentes irritantes y el polvo que se levanta se convierten en una carga para los alérgicos en lugares cerrados. Los alérgicos al polvo doméstico a menudo abren de par en par ventanas y puertas durante la limpieza. En temporada alta, se recomienda airear temprano por la mañana y tarde por la noche, cuando la cantidad de polen suspendido no es tan elevada. Además, es aconsejable instalar potentes purificadores de aire o mosquiteras de gasa de protección contra el polen.
 
4. Una cama hecha es bonita, pero facilita la supervivencia de ácaros. El motivo es que durante la noche, a causa del sudor, se genera humedad que no puede escapar completamente bajo la colcha desplegada. Por ello, al levantarse, lo primero que hay que hacer es levantar las colchas y airear la estancia. También resulta de ayuda colgar afuera las almohadas y las colchas durante un breve tiempo. Al lavar la ropa de cama entre 60° y 95° C, según las indicaciones de conservación, se matan todos los ácaros restantes. Los alérgicos al polvo doméstico pueden adquirir las conocidas como “encasings” o forros, son fundas protectoras que repelen los ácaros, para proteger colchones, almohadas y colchas.
 
5. Para los alérgicos se recomiendan los aspiradores con un sistema de filtro de aguaque atrapa en el agua la suciedad aspirada. El resultado es ningún picor de nariz y un ambiente agradable.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here