El problema es frecuente debido a la falta de cerramientos y a vecinos inconsecuentes. Se toman correctivos.   
 
En muchos sectores consolidados de la ciudad, como el barrio Esteban Godoy aún existen terrenos que no cuentan con su debido cerramiento, lo que a más de generar un problema de ornato ocasiona problemas sanitarios y de seguridad.
 
Carlos Curimilma, habitante del sector dice “sinceramente el lote de a lado está fatal, full maleza, hay ratas, una montonera de bichos y mosquitos, lo que es incómodo para la vecindad”. Lo peor, comenta, es que nadie se hace responsable del predio, no se conoce quién es el dueño y por tanto no hay a quien reclamar a no ser del Municipio de Loja.
 
José Paúl Luzuriaga, director de Justicia y Policía de la entidad, indica que a través de la Comisaría de Ornato y la Comisaría de Higiene y Abastos, han emprendido acciones legales concretas para resolver estos casos.
 
Indica que ante la presencia de lotes cuyos propietarios no han levantado el cerramiento se ha notificado a fin de que procedan a ejecutar esta obra en una semana y media, tiempo que se considera prudencial, caso contrario esta obra se ejecutará por el Municipio para lo cual se cobrará el 10% del avalúo del predio mensualmente.  
 
Pero frente a que se está arrojando basura en el sitio, los inspectores municipales están alertados para identificar y notificar al ciudadano que esté cometiendo esta infracción a quien se le abre un expediente para sancionarlo. En caso que el depósito de basura no pueda ser verificado, la responsabilidad será del dueño del lote por el descuido, explica Luzuriaga.
 
En este caso la sanción es económica, parte de los 30 dólares pero puede llegar hasta una remuneración básica unificada en caso de reincidencia. También se contempla el trabajo comunitario.
 
Problema sanitario
Carlos Espinosa, director de Higiene del Municipio de Loja, recalca que los inspectores están vigilantes para determinar quiénes son los responsables de arrojar basura en estos predios baldíos.
 
Además, se está realizando el desalojo de los residuos que la gente irresponsable arroja en estos lugares. “Los residuos arrojados a la vía pública o lote baldío ocasionan un problema de contaminación visual, de suelo, del aire producto de la descomposición”, advierte el funcionario quien recalca que este es un trabajo diario y permanente en diferentes sitios de la ciudad en donde existen personas que no respetan el sistema de recolección de basura. (CAB)
 
El dato
El control y seguimiento se realiza incluso sin la denuncia de los vecinos, al ubicar puntos críticos.
 

Fuente: La Hora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here