Una mujer vive una verdadera pesadilla luego de que decidió tatuarse las cejas. Y es que, según denunció en su cuenta de Facebook, acudió a una clínica de belleza especializada en este tratamiento, sin imaginar el espantoso trabajo que le harían.
 
La web del diario peruano La República cuenta que después de realizarse el procedimiento todo parecía estar bien, pero a la mañana siguiente, Amanda Coats, de 43 años, despertó con su almohada llena de pedazos de piel y con la zona de las cejas rojiza e irritada.
 
“Parecía como si se estuvieran comiendo mi piel, se estaba desprendiendo. Me dolía mucho. Tenía los ojos hinchados que no podía ni conducir. Ni siquiera podía llevar a mis hijos a la escuela por el dolor y la pus que tenía”, escribió Amanda en la red social.
 
 
 
 
La mujer llamó a la clínica para comentarles lo que había pasado, pero en vez de ayudarla la ignoraron. En su defensa, el centro alegó que probablemente fue una reacción al pigmento de la tinta o no siguió correctamente con los consejos del doctor o la medicación prescrita.
 
A raíz de la infección, la mujer debió gastar más de 1.300 dólares para curarse. Sin embargo, ahora lo que más le preocupa son las cicatrices que le puedan quedar. “Estoy traumatizada y humillada, no puedo salir de mi casa”, se puede leer en su post de Facebook.
 
La australiana decidió dar a conocer su historia en las redes sociales para concientizar a otras mujeres que estén pasando por la misma situación y tienen como opción realizar el mismo procedimiento estético. “Hay que informarse bien y saber con quién hacerlo”, concluyó.
 
 
 
 
 

Fuente: Ecuavisa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here