Aseguran estar impagos desde enero, aunque vienen cumpliendo con su labor normalmente.
 
Aclarando que no están en contra de la intervención a la Universidad Nacional de Loja, ni de las autoridades de la institución, porque mantienen “una posición neutral”, un grupo de docentes que prestan sus servicios en el Plan de Contingencia, aseveran que no se está cumpliendo con el derecho a la remuneración que deben recibir.
 
Fausto Morocho Pintado, explicó que la unidad del Plan de Contingencia de la Universidad Nacional de Loja (UNL), acoge a estudiantes de universidades cerradas, con quienes vienen trabajando en la etapa final de su formación superior.
 
Ahora, dice el docente, “estamos enfrentando una situación sumamente calamitosa, porque todos trabajamos por la necesidad de recibir una remuneración, pero esta parte no se ha cumplido por quienes deben destinar nuestro salario”.
 
De acuerdo con Morocho, quien viene trabajando en esta área desde octubre de 2015, anteriormente sí recibían su remuneración con normalidad, pero desde enero último esto cambió y no les pagan el salario, volviéndose insostenible esta situación.
 
En su caso personal, dice el docente, se siente afectado porque tiene dificultades para cubrir las necesidades básicas de su hogar y también tiene obligaciones crediticias que no puede cumplir, cayendo en constantes retrasos en los pagos.
 
Al momento, señaló Fausto Morocho, lo que conocen es que administrativamente el tema se halla a nivel del Ministerio de Finanzas, pero “la espera los desespera”, porque los pagos no se hacen efectivos.
 
Este problema, manifestó el docente, ya lo han expuestos en distintas instancias de la UNL, pero no existe una solución y lo único que les han indicado que esto ya no depende solamente de la institución.
 
Preocupación
A Raúl Encalada también le adeudan sus salarios desde enero y asegura que esto le genera serios problemas económicos, al punto que para atravesar esta situación difícil han sido amigos y familiares quienes le brindan ayuda hasta salir de esta situación.
 
Otra situación que preocupa a Encalada, es la situación laboral y asevera que esto es incierto, pese a que han venido cumpliendo de forma responsable con el trabajo encomendado.
 
De igual forma Patricio Sánchez Quizhpe, asevera que pese a los diálogos con los representantes de las UNL hasta el momento no hay una solución. “Todo puede esperar, menos la alimentación de nuestra familia. La situación es crítica”, señala el docente, quien además menciona que no pueden acceder a los beneficios del Seguro Social porque no están ingresados en las planillas.
 
Por su parte Gabriel Vacacela, quien viene laborando en el Plan de Contingencia desde febrero, reveló que no existe una parte contractual, porque no se ha firmado un contrato y lo que conocen es que hasta junio existe un presupuesto, pero aún el Ministerio de Finanzas no autoriza que se ejecute.
 
Gabriel Vacacela señala que su estabilidad laboral es incierta y menciona que ante la necesidad de trabajar se unió a esta área académica. (OGS)
 
Lo que necesitamos es resultados, porque hasta el momento no hay una solución”
Raúl Encalada
Docente
 
La labor académica (en el Plan de Contingencia) no se ha detenido para nada”
Patricio Sánchez
Docente
 
EL DATO
41 funcionarios, entre administrativos y docentes, estarían enfrentando este retraso en sus haberes, en el Plan de Contingencia UNL.
 

Fuente: La Hora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here