Entre 2008 y 2015, la desigualdad en la distribución del ingreso de las personas disminuyó en América Latina, gracias a la prioridad que le dieron los países a los objetivos de desarrollo social.
 
Pero su ritmo de descenso avanzó lentamente entre 2012 y 2015, y los niveles actuales de desigualdad siguen siendo muy elevados para alcanzar el desarrollo sostenible, alertó este 30 de mayo de 2017 la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
 
La distribución del ingreso es una de las dimensiones de la desigualdad analizadas en el informe anual “Panorama Social de América Latina 2016”, presentado en conferencia de prensa por la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, en Santiago, Chile. (Descargue el documento completo al final de este artículo)
 
“La desigualdad es una característica histórica y estructural de las sociedades de América Latina y el Caribe, que se manifiesta a través de múltiples circuitos viciosos. Avanzar hacia su reducción significativa es uno de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, suscrita por todos los países de la región en 2015. Esta agenda aboga por que nadie se quede atrás”, indicó Bárcena.
 
El coeficiente de Gini para los ingresos personales en 2015 mostró un valor promedio de 0,469 para 17 países de América Latina (0 representa ausencia de desigualdad y 1 desigualdad máxima), un nivel considerado alto.
 
Si bien el índice disminuyó 1,2% anual en promedio entre 2008 y 2012, el ritmo de descenso bajó a la mitad entre 2012 y 2015 (0,6% anual). En el caso de Ecuador, su nivel máximo se registró en 2008, al alcanzar el 0.5%, logrando un leve descenso, tal como se muestra en el gráfico de la Cepal a continuación:
 
 
 
 
El estudio también analiza las desigualdades en el uso del tiempo entre hombres y mujeres, en las asociadas a la condición étnico-racial y las que se evidencian en las distintas etapas del ciclo de la vida.
 
 
 

Fuente: Ecuavisa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here